Marketing Digital & Social Media @Riclargo

Digital Marketing & Social Media Strategist Freelance - Redes Sociales Colombia

community-manager-riclargo

martes, 6 de noviembre de 2018

1:56 p.m.

Un community manager es inútil para una Mipyme

El tema con las mipymes es cada vez más complejo para los community managers.


Al ser empresas tan pequeñas o que tienen solo un par de personas detrás, el presupuesto es completamente limitado.

Así como la generación de planes realistas y sostenibles.


Por un lado, hay varias que realmente no generan ningún tipo de ingreso.

Son solo una idea de alguien que tiene un producto o servicio que cree que se va a vender y no hay ninguna experiencia previa, ni plan de negocio.

Generalmente, estas son las que buscan un vendedor-community manager, pensando que ahí está la solución.


Y que se van a volver ricos.

Es un tema de desconocimiento muy profundo.

Se les llena la boca hablando de "marketing digital", sin saber que un community manager es como un microbio en ese ecosistema.

El marketing es un universo, el marketing digital es una galaxia dentro de ese universo, las redes sociales son un planeta dentro de esa galaxia y el community manager es un habitante de ese planeta.

redes-sociales-marketing-digital
Un community manager es solo esta parte del sistema en el universo del marketing

Así de pequeña es la labor de un community manager frente a las necesidades de marketing de una empresa.

La verdad es que no todas las empresas pueden darse el lujo de contratar a alguien para que administre sus redes sociales.

Un community manager no es alguien que se paga su propio sueldo, es un gasto.


Pretender que un negocio que nadie conoce, que no tiene ningún tipo de estrategia, ni plan de negocio, pase de vender absolutamente nada a pagar el sueldo de un CM y además dejar ganancias, es algo que no ocurre, ni va a ocurrir.

Las mipymes prueban durante un periodo de 4 meses a ver qué pasa.

Y el resultado siempre es el mismo: consiguen seguidores, interacciones, se dan a conocer un poco y no venden nada.

Las empresas grandes no están usando las redes sociales para vender su producto directamente.

Para eso tienen canales de distribución definidos que son el corazón de su negocio, manejados por expertos en el tema.

Usan las redes sociales como canal de comunicación y fidelización de los clientes que ya tienen.

Incluso, en digital, tienen canales propios o una estrategia de ecommerce que no depende de un community manager y que involucra muchos más cargos/personas.


Y gastos en plataformas y servicios.

En resumen, las mipymes no están preparadas para contratar a un community manager, pues es un gasto que no pueden permitirse.

Y es algo tan pequeño, que no va a generar el volumen de ventas que está en su imaginación.

La opción más sensata y aterrizada está en administrar las redes sociales por sí mismos. 

Capacitarse sobre el tema y gastar su propio tiempo en la creación de contenido y administración.

Ahí entra otro personaje clave: el diseñador gráfico.

Que tampoco vende nada y también es un gasto.

Lo ideal para una mipyme es contratar a un community manager cuando su propio negocio esté generando la suficiente rentabilidad como para poder permitirse sacar entre 2 y 3 millones al mes para pagar un community manager, un diseñador gráfico y un par de plataformas.

Mientras tanto, seguirán saltando cada 4 meses en busca del community manager que solo existe en su mente.


Por culpa del desconocimiento, la falta de investigación y el querer emprender sin tener ni idea de cómo funciona un negocio.

A corto plazo, el negocio para los community managers está en capacitar y asesorar a los dueños de mipymes para que ellos mismos administren sus redes y la pauta en plataformas como Facebook Ads y Google Ads, pues la gran mayoría de mipymes solo está interesada en vender, no en comunicarse, ni en crear una conexión emocional con sus clientes.

Ya pueden bajarse del bus...

-
Si ya son rentables y quieren contratar a un community manager con experiencia, estas son mis tarifas.

También me pueden contactar si buscan una asesoría personalizada para administrar sus redes sociales.

martes, 30 de octubre de 2018

4:18 a.m.

Grupos de Facebook, ¿por qué la mayoría fracasan?

Los grupos de Facebook son una herramienta muy poderosa para crear comunidades interesadas en un tema particular.



La gente confunde los grupos con las páginas.

Son dos vainas completamente diferentes.

La administración de ambos es bien distinta.

Mientras que en las páginas de marcas comerciales uno debe soportar trolls y atenderlos de buena manera (así quiera atravesarlos con una jabalina).

En un grupo uno puede echarle la madre al que sea y sacarlo a patadas.

La relación es de tú a tú.

No es una relación de marca-consumidor, es una relación peer-to-peer.


Es decir, de igual a igual.

Con una "pequeña" diferencia: uno es el administrador.

El puto dueño del aviso.

Prácticamente, el pipí del Niño Dios.

Y, como anfitrión de la fiesta, es quién decide quién entra y quién se va.

Hagan de cuenta que una página es como una oficina.

Y un grupo es como un bar o un club.

¿Empiezan a entender?

Claro, hay marcas comerciales que ahora tienen grupos.

Pero no se parecen ni poquito a los grupos administrados por personas.

Es decir, un grupo creado por una persona de a pie, es un verdadero grupo.

Los grupos de marcas comerciales terminan siendo una extensión de la página.

Se usan para abordar ciertos temas.

Por poner un ejemplo: Netflix.

Se pueden crear grupos para que la gente hable sobre alguna serie en particular.

Sirven para eso, reunir fans de alguna serie.

Pero al final, la administración será prácticamente la misma que se hace en una página.

Así que vamos a ignorar ese tipo de grupos.

Porque valen verga.

Vamos a hablar de los grupos creados por gente común y corriente.


Como usted y como yo.

Íbamos en que un grupo es algo así como un bar o un club.

Es la sala de su casa.

Usted pone las reglas.

Pueden ser tan absurdas como usted lo desee.

Quien decida entrar a formar parte de un grupo de Facebook, acepta las reglas.

Y si las incumple, pues hay que sacarlo.

Tal cual como cuando uno arma problema en un bar o se agarra con el administrador.

Es igualito.

El primer error que se comete al crear un grupo es crearlo sin un objetivo.

A mí me ha tocado ver decenas de grupos clones de los míos.

Especialmente, del grupo de vacantes para community managers.

Hay gente que es bastante estúpida.

En lugar de crear un grupo con un enfoque distinto, crea uno exactamente igual.

Creyendo que va a lograr en una semana lo que uno lleva haciendo durante 4 años.

Esa es la primera cagada: querer crear grupos en Facebook que ya existen.


No está ofreciendo nada nuevo.

Si va a crear un grupo sobre un tema que ya existe o que está muy trillado, debe ser lo suficientemente diferente para tener posibilidades de destacar.

Si usted busca 'Pokémon Go' en Facebook y le salen 14 grupos con el mismo nombre y hay uno con 100.000 miembros y los demás tienen 700 personas, ¿para qué putas se va a unir a los otros 13?

Ahí es clave tener en cuenta si ya hay un grupo que les da por el culo a los demás.

Crear la competencia de ese, desde ceros, es un fracaso asegurado.

Pero si usted crea uno llamado 'Pokémon Go, trucos y hacks', la cosa cambia.

Eso sí, depende de usted que el grupo realmente se enfoque en eso.

Darle un giro al tema funciona.

grupo-facebook-colombia-crear
Grupos de Facebook en Colombia

Más allá de crear mil grupos de communtiy managers, pensando que le va a servir para algo, el verdadero objetivo está en crear uno sobre algo que le guste.

Si le gustan los perros, los videojuegos, los Thundercats, Dragon Ball, la comida vegetariana, los carros, la música, los viajes, los libros, los tenis o cualquier mierda, le va a ir bien.

Es imposible crear una comunidad fuerte si realmente a usted no le apasiona el tema.

Crear un grupo de Facebook por crearlo es perder el tiempo.


No le va a dedicar ni cinco de tiempo y no va a aportar nada útil.

Además, si no es un tema que usted domine, va a ser muy jodido que la gente se una.

Pues los primero miembros son sus contactos.

Ahí es donde empieza todo.

Si usted no se relaciona con personas que tengan cierto gusto por las bicicletas, va a ser muy jodido que llegue gente de la nada.

Es muy fácil llenar un grupo cuando sus amigos, conocidos y seguidores también comparten esa afición.

Si usted es referente del tema, será pan comido.

Y si no, pues le toca empezar a crear contenido para ganarse el respeto de la comunidad.

Si quiere que la gente voltee a ver lo que usted está haciendo, debe lograr atraer su atención.

Debe convertirse en el líder del tema, el que crea contenido y manda en el lugar.

Eso se logra trabajando su marca personal (lo que otros perciben de usted).

A mí me ha funcionado muy bien el ser drástico con las reglas y hacer respetarlas.

Administrar un grupo con carácter genera algo muy importante: conexión emocional.

O lo quieren o lo odian.

Si usted permite que cada uno haga lo que se le dé la gana, ya perdió.

El grupo se saldrá de control.

Hay gente que es feliz entrando a cada grupo que puede a poner spam.

Si su grupo de Facebook se llena de basura que no tienen nada que ver con el tema, la gente se va a aburrir.


Y esa es su tarea, de usted depende que la gente encuentre valor al unirse a esa comunidad.

Si el grupo vale la pena, la gente llegará sola.

Así funciona.

Como mencioné arriba, uno suele relacionarse con gente que comparte algún gusto con uno.

Si usted logra reunir 100 personas que comparten un tema en común, es muy probable que cada una conozca por lo menos a 5 más.

Ahí ya son 500; esas 500 se convierten en 2.500 y así...

Si logra llamar la atención lo suficiente, aparecerá en publicaciones de blogs, en noticias de algún medio de comunicación y todo eso irá sumando.

Se debe tener paciencia.

Es muy estúpido pensar que uno va a lograr de un día para otro lo mismo que logró alguien que lleva años.

Esas cosas no pasan.

Y esa es la razón principal por la que fracasan los grupos en Facebook.


La gente se aburre al ver que no pasa un carajo.

Eso tiene un nombre: mala administración.

Si su grupo no tiene personalidad, no es atractivo para la gente, es uno más del montón y cosas por el estilo, ¿por qué putas va a tener éxito?

La clave está en su círculo social, ya sea de carne y hueso o digital.

Si usted es alguien fitness, seguramente conoce a una buena cantidad de gente en el gimnasio al que va todos los putos días a tomarse fotos.

Y también debe tener contactos que no conoce en persona, pero lo siguen en Instagram por subir esas fotos.

Eso es suficiente para crear un grupo sobre el tema.

Ya tiene lo más importante: audiencia.

Puede agregarlos a todos directamente, sin pedirles permiso.

Esa es otra ventaja de los grupos, usted agrega a la gente de manera inmediata.

A lo maldita sea.

Pero si usted es el único fitness de su grupo, a todos sus contactos les va a valer 3 hectáreas de verga unirse.

La recomendación es que busque un tema que realmente le guste, que disfrute y que todos los días esté pendiente de él.


Un grupo sin constancia, es un grupo destinado al fracaso.

Entre los grupos que han clonado a los míos, conozco varios que son administrados por varias personas.

Y, aunque parezca increíble, los abandonan.

Eso es aún más perdedor.

Ser varias personas y fracasar administrando un grupo de Facebook.

Yo administro 6 grupos.

Sin ayuda de nadie y me va del putas.

La clave: dedicarles tiempo todos los días.

¿Está dispuesto a eso?

Ahí le dejo la inquietud.

-
Si necesita fortalecer su presencia y reputación en redes sociales, pídame una asesoría personalizada sobre marca personal.

Usted decide si sigue valiendo verga o por fin se convierte en alguien relevante en su campo.
2:16 a.m.

Los 6 principios del networking

El networking consiste en trabajar de forma eficiente su red de contactos y gracias al uso de las redes sociales, esto se convierte en algo exponencial.


Siempre ha existido el networking, pues siempre hemos tenido que relacionarnos con otros.

Las reuniones y eventos son el contexto perfecto para entender de qué se trata.


Anteriormente, la manera de establecer contactos y crear relaciones era por medio del contacto físico.

Luego, llegó Internet y la cosa cambió para siempre.

Es algo similar a lo que ocurrió con el concepto de marca personal.

La aparición de la Web 2.0 y las redes sociales, cambiaron la forma de relacionarnos.

Dejó de ser necesario conocerse primero de manera presencial.

La red social por excelencia para fortalecer y potenciar una marca personal es YouTube.

Y sí, la que tienen en la cabeza es la red perfecta para el networking: Linkedin.

Esta red se enfoca perfectamente en todo el rollo que involucra el networking clásico.

Generar relaciones profesionales para beneficiarse mutuamente y crear oportunidades de negocio.


Por esta razón, Linkedin no sirve para conseguir empleo.

Su verdadero valor está en construir relaciones profesionales.

Y si se trabajan bien (ahí sí), se abre la oportunidad de conseguir empleo, clientes y negocios.

El networking no consiste simplemente en agregar a todo el mundo porque sí.

Consiste en identificar personas clave, jugadores valiosos que serán relevantes para nuestros objetivos.

Calidad por encima de cantidad.

Se puede contar con una gran cantidad de contactos profesionales, pero eso no sirve para un carajo si no se logra separar el trigo de la paja.

(No, no me refiero a esa paja).

Aquí cabe la famosa frase de Steven Paul Jobs, más conocido como Steve Jobs:

"Deshazte de la mierda, céntrate solo en lo mejor".

networking-que-es
¿Qué es el networking?

No es un secreto que las relaciones importan, ¡y mucho!

Desde cosas tan simples como hacer una fila, hasta otras más importantes como ganar una licitación.

Así funcionamos, somos sociales y siempre vamos a preferir beneficiar a quienes conocemos.

Por esa razón, la "rosca" funciona y lo malo es no pertenecer a ella.

Sí, suena una mierda, pero así funciona el mundo.

Esa vacante tan competida que todos quieren ocupar en una empresa, se llena fácilmente con una sola llamada telefónica.

Uno puede tratar de evitarlo, pero el networking es algo imprescindible.

Sin contactos y sin aliados, es muy jodido llegar lejos.

Las personas más exitosas han llegado al lugar que están gracias al tiempo que dedican a trabajar su red de contactos.

En las redes sociales (digitales) esto funciona muy bien.

Fíjense en las colaboraciones que se generan, incluyendo cantantes de reggaetón, youtubers, gamers y hasta blogueros.

Compartir audiencias fortalece sus redes.


Resolver un problema que tenga la gente es la forma más efectiva de hacer networking.

Esto da valor a las relaciones.

No hay nada peor que conocer a alguien y que de entrada quiera pedir algo.

Así como no hay nada mejor que crear una nueva relación ofreciendo algo de forma desinteresada.

Es como hacer un favor sin pedir nada a cambio.

Pensar en el beneficio para el otro.

Es un arma muy poderosa.

Comenzar una relación nueva favoreciendo al otro, hará que esa persona sienta compromiso.

Logrará que en su mente le deba un favor y empiece a buscar la manera de pagar con la misma moneda.

Es una gana-gana.

Por eso es horrible que de entrada se pida.

La clave está en dar primero, ofrecer valor para el otro.

Tarde o temprano, se devolverá con creces.

Y se convertirá en algo habitual para ambos.

El resultado: una relación poderosa.

Hay 6 principios fundamentales para hacer networking de forma efectiva.


networking-6-principios
Los 6 principios del networking

1. Dar más, pedir menos:


Esto es básico, cuando uno da no es necesario esforzarse cuando deba pedir algo de vuelta.

Y cuanto más se dé, más se va a recibir.

No es fácil, pero cuando se empieza a hacer, se entiende por qué funciona.

Es algo psicológico.

Hacerle un favor a alguien implica que esa persona sienta que está en deuda.

Y, obviamente, buscará la manera de equilibrar la balanza.

2. Entender primero para luego ser entendidos:


Es similar al anterior.

Y se traduce en escuchar.

Detectar cuáles son los problemas que tiene el otro.

Comprender por qué actúa como actúa antes de querer refutar sus ideas.

Si uno entiende primero por qué carajos alguien piensa de cierta forma, será más fácil relacionarse y plantearle su punto de vista.

3. Ser pacientes:


Nada bueno ocurre de un día para otro.

El networking requiere que la relación vaya avanzando.

Se necesita que vayan ocurriendo cosas que fortalezcan esa "amistad".

Poder ver hacia atrás y entender qué tan valiosa ha sido esa persona y qué tan valioso ha sido uno.

Es una mierda agregar a alguien a una red social y que el primer mensaje privado sea pidiendo algo.

Por el contrario, es del putas cuando el primer contacto consiste en recibir algo, como contenido de valor.

4. Saber cuando dejar ir o retener:


Las relaciones se acaban.

Es muy importante saber si vale la pena salvar una relación o mandarla a la mierda.

Esto es algo que se va aprendiendo con la práctica.

Cuando alguien se vuelve una piedra en el zapato y deja de ofrecer valor para convertirse en un problema, lo mejor es cortar.

Si uno es el que la ha estado cagando, es clave salvar la relación (si realmente vale la pena).

5. Siempre listos:


En cualquier momento se presenta una oportunidad para generan nuevos y buenos contactos.

Eventos, congresos, reuniones, fiestas y cualquier otro contexto en el que hay muchas personas reunidas.

La clave es estar preparados para contar qué hace uno y cómo pude beneficiar al otro.

¡Y decírselo!

6. Convertirlo en un hábito:


No sirve de nada hacerlo un par de veces, ganar buenos contactos y dejarlo ahí.

Cuanto más grande sea la cantidad de contactos de calidad, más grandes serán las oportunidades que se van a generar.

Ahí es cuando las redes sociales se convierten en algo vital, pues permiten "conocer" miles de personas y aportarles valor por medio de la creación de contenido útil.

La clave está en dar primero.

-
Si conocen alguna empresa/agencia/marca/entidad chévere que esté buscando un community manager freelance, me cuentan.

Estas son mis tarifas.

domingo, 28 de octubre de 2018

10:15 p.m.

Lo bueno, lo malo y lo feo de trabajar freelance

Trabajar freelance es algo que no todo el mundo es capaz de soportar. Tiene cosas buenas, malas y feas. Aquí les cuento cuáles son...


Lo primero es que no cualquiera puede trabajar freelance.

Hay diferentes limitaciones.

Algunas son por el tipo de trabajo.

Un cajero de banco o un conductor no pueden teletrabajar.

Vamos a enfocarnos en esta modalidad.

Sí, porque hay gente que trabaja como freelance, pero de manera presencial.

Eso y nada es lo mismo.


LO FEO


Hay clientes que no le van a pagar a tiempo.

Al ser algo tan informal, se corre el riesgo de que el contratante lo tome como algo sin importancia.

Generalmente, uno se va a entender con el dueño del aviso y esa persona es la más descuidada de todas a la hora de pagar.

Lo ideal es que se haga por medio de alguien de recursos humanos.

Si es que existe.

Si no, prepárese para estar cada fin de mes puteando mentalmente a esa persona.

Tener que recordarle el pago de sus servicios es una verdadera mierda.

Habrá días muy pesados.

Así como hay momentos en los que uno no hace un carajo porque está al día y logró hacer todo en un par de horas o dedicando un día completo, habrá momentos en los que no podrá ni respirar.

Por fortuna, es algo momentáneo.

Otra cosa importante es que encontrará clientes que no saben delegar.

Estarán todo el puto día respirándole en la nuca.

Son personas que en lugar de dedicarse a dirigir su negocio, quieren estar encima de todo.

Opinan sobre cada cosa y quieren que se haga como ellos dicen.

Así no tengan ni puta idea del tema.

Esto puede ser una bomba de tiempo, pues se vuelven insoportables.

Algo relacionado con esto son los inaguantables grupos de WhatsApp.

Esto ocurre cuando las demás personas trabajan desde la oficina y uno es el freelance.

Meten hasta al perro en esos grupos y escriben todo el puto día sobre cualquier cosa sin importancia.

Y, cabe mencionarlo: le van a escribir desde que abren los ojos, hasta que ya sea casi el otro día.

freelance-bueno-malo-feo
Lo bueno, lo malo y lo feo de ser freelance

LO MALO


Se gana menos por cada cliente.

Sí, cuando no se trabaja de forma exclusiva, el precio es mucho más bajo.

Por eso es clave contar con varios clientes.

Además, no se reciben primas, cesantías, vacaciones, ni liquidaciones.

Los servicios llegan más caros.

Obvio.

Al trabajar desde la casa se gasta más agua y energía y gas.

También los datos de Internet si se está por fuera.

No hay pagos quincenales.

Esto puede ser bueno o malo, según el caso.

Los clientes son efímeros, se van rotando de forma constante.

Es malo porque se deben conseguir más, pero es bueno porque se evita la monotonía.

No hay vacaciones.

Aunque uno puede lograr que no se necesiten o tomarlas mientras se trabaja.

El pago de aportes en seguridad social y pensión es altísimo.

Un buen porcentaje del pago se va solo en esto.

LO BUENO


La posibilidad de tener varios clientes.

Esto es, realmente, el punto más atractivo.

Pues a mayor cantidad (y calidad) de clientes, mayores serán sus ingresos.

Es la gran diferencia que hay con alguien que trabaja por contrato laboral.

Cuando alguien trabaja de esa forma, su trabajo es exclusivo con esa empresa.

Si lo pillan haciendo otras cosas durante su horario laboral, lo echan.

No hay horario.

Esa parte también es del putas.

Poder decidir a qué horas trabaja y en qué momento es algo que da mucha libertad.

Trabajar al ritmo que uno decida es una chimba.

No hay lugar de trabajo.

Esto permite que uno trabaje desde donde se le dé la gana.

Además, si uno quiere viajar y desplazarse por varios sitios, puede hacerlo sin problema.

No tiene que interactuar con gente estúpida.

Esa parte es una maravilla.

No es un secreto que trabajar en oficina implica tener que interactuar a diario con gente a la que uno termina detestando y por obligación debe tolerar.

En general, trabajar freelance genera mucha libertad para administrar tiempo y espacio de la forma que uno quiera y sin tener que someterse a las reglas de alguien.

Si uno sabe manejarlo, es una manera muy cómoda de trabajar.

-
Aquí hay 10 tips para community managers freelance.

Y aquí las 7 plataformas en español más utilizadas para encontrar trabajo freelance.