Social Media con algo de humor y groserías :)

@Riclargo

Breaking

sábado, 11 de agosto de 2018

El decálogo definitivo para conseguir empleo

Después de hacer un par de experimentos para saber por qué la gente está sin empleo, tengo suficiente información para mostrarles los resultados y contarles un par de historias que les ayudarán a encontrar trabajo o clientes.

Este es el post #153 en mi blog y va dedicado a todos los que son capaces de ver más allá de la forma y llegan al fondo.

Espero que los que no tiene ese don, se vayan de aquí al primer madrazo, no los necesitamos.

Así que adiós, hijueputas.

¡Empecemos!

(Aprovechando que ya se fueron, les diré algo a los que van a leer el post completo: si lo leen completico, de principio a fin, y no consiguen empleo pronto, son las personas más inútiles y estúpidas de toda la galaxia).

No hay otra forma de empezar este post que no sea mencionando a la película que encierra todo lo necesario para conseguir empleo.

Sí, una que también encierra su verdadero poder en el fondo, más que en la forma.

'En busca de la felicidad'.


Si no la han visto, entiendo por qué estén como están: sin empleo.

Es una película que muestra todo lo que la gente del montón no es capaz de hacer...

Evitar mostrar el hambre.

Aquí comienza el experimento que hice en Linkedin durante esta semana.

Quise poner en evidencia la reacción de la gente a partir de la lástima.

Si usan Linkedin, es muy probable que se hayan encontrado un post de alguna persona desesperada.

La típica publicación en la que uno no sabe si se exageró demasiado o si es la persona más salada del mundo.

Gente que la dejó su esposo o esposa, tiene 10 hijos, uno se quemó, lleva como 956554564959 años sin trabajo y cosas así.

Y lo mejor, después de toda esa historia trágica que lo hace sentir a uno como un gusano, sí dice muy por encima qué es lo que sabe hacer y remata pidiendo ayuda.

Algunos son más osados y piden hasta donaciones.

Para los que viven en Bogotá, les será conocida la historia del tipo que hace todo un show en los semáforos y andenes de la Caracas.

Sí, el que va con una caja de masmelos o de sánduches y vasos de leche.

Que justo cuando se detiene el sémaforo o pasa mucha gente, rompe en llanto desgarrador y logra que voltee a mirar hasta el que está a punto de robarse un celular en el Transmilenio.

La escena es de película.

Un man destrozado en llanto sosteniendo una caja de cartón en la que llevaba los masmelos (malvaviscos) o los sánduches y los vasos.

Todo tirado en el piso y vuelto mierda.

¿Qué hace la gente en ese momento?

Sentirse culpable de la desgracia ajena.

Verse encerrada en la situación de tener que ayudar como sea.

Mano al bolsillo y toma tu moneda o tu billete.

El rato, el man se mueve unas calles y vuelve y hace el mismo show.

Así funciona la limosna.

Alguien con talento para la actuación y pereza para trabajar.

Me pasaba algo similar todas las mañanas cuando vivía allá y salí a tomar el Transmilenio.

Todas las putas mañanas, veía un señor con un tapabocas y prácticamente moribundo en la entrada del Portal de la 80.

Después de verlo un par de veces, llegué a una conclusión.

Es el enfermo más madrugador de toda la maldita ciudad.

¿Cómo es posible que alguien que está moribundo este primero que todo el mundo todas las mañanas?

Simple.

Está fingiendo.

Encontró una salida fácil, una forma de lograr que la gente le tenga lástima y quiera ayudarlo.


Lo que ocurre en Linkedin es igual.

Solo que hay menos buses y calles.

Así que decidí hacer un post exagerando la situación, a manera de crítica.

Esta fue la publicación.

26.862 visualizaciones, 80 likes y 97 comentarios.

Casi las mismas métricas del man de la Caracas...

Conseguir empleo requiere unir las piezas de un rompecabezas, que sueltas no sirven para mucho

Recibí todo tipo de comentarios.

Desde el que hace chistes continuando la historia.

El que se indigna, el que se ríe, el que cree que se trata de una historia real...

Hasta los que justifican esa situación.

Ese primer post desató la rabía de muchas personas.

Digamos que se logró el objetivo.

Lo que más llamó mi atención es que la gente que tenía rabia era precisamente la que estaba sin empleo.


Como diciendo, déjame hacer mi actuación.

Personas que no entienden que, realmente, no tienen trabajo porque juegan a eso, a buscar la excusa, en lugar de la solución.

El típico quejetas que le hecha la culpa de todo al gobierno, al presidente de turno y a cualquier cosa...

Menos a él mismo.

He ahí el insight de todo esto.

A la gente le emputa que le digan que es la culpable de su propia desgracia.


Y, lastimosamente, así funciona el tema del empleo.

Enviar hojas de vida no es suficiente.

Y mucha gente no está dispuesta a ir más allá de eso.

Algunos creen que el país les debe un empleo.

Creen que es algo que deben recibir.

Por eso, lo asocian con limosna.

Lo ven como algo que otro debe darles, simplemente porque sí.

Y esa es la razón principal del desempleo.

Creer que es algo que le deben dar y no algo que usted debe conseguir.

La segunda publicación del experimento fue esta.

6.992 visualizaciones, 42 likes y 7 comentarios.

Si se fijan, aquí no hubo historia, no hubo ese performance que hace que la gente se indigne, incluso si es ficticio como el del primer post.

Los comentarios no fueron negativos, ahí la gente ya tenía claro dentro del texto que no tiene sentido apoyar a alguien que vende lástima en lugar de beneficios.

A esto es a lo que me refiero con fondo y forma.

Si se fijan, la forma de las dos publicaciones es completamente distinta.

Una usa una historia y otra usa algo racional y explícito.

Pero el fondo es el mismo: mostrar que la gente está usando la lástima como estrategia de búsqueda de empleo.


La tercera publicación es la joya de la corona y fue esta.

39.126 visualizaciones, 291 likes y 141 comentarios.

Aquí estaban las dos caras de la moneda.

La gente podía escoger que posición tomar.

Una, apoyar la excusa de la cifra como justificación para no conseguir empleo.

Otra, ver qué cosas se pueden y deben hacer para salir de ese estado.

¿Adivinen cuál ganó?

Perdí la cuenta de cuánta gente se agarró conmigo.

Lo más curioso del caso es que muchos se quedaron en la cifra.

Era como si les importara más saber exactamente cuántos meses pueden durar sin empleo o por qué la cifra no era la misma que ellos llevaban.

Gente que lleva 2 años sin empleo, brava.

Gente que tiene más de 50, justificando que ahora es invisible laboralmente.

Y, mejor aún, como lo dije al inicio de este post: gente que prefirió quedarse en la forma y no llegar hasta el fondo.

Una sola frase los distrajo.

Las cosas siempre están ahí para el que sepa poner atención

Pude haber dicho que "llevan varios meses sin encontrar empleo y no los llaman".


Pero le metí el picante, la trampa, el filtro, eso que hace que uno pueda colar, fácilmente, a alguien que no es para nada listo.

Cambié la frase por esta: "llevan varios meses sin encontrar empleo y no los llaman ni para echarles la madre".

Es algo tan simple y poderoso como el "hijueputas" que escribí en el cuarto párrafo de este post.

Para alguien que no es listo, es como ver un aviso de "cuidado con el perro".

Cuando, realmente, no hay perro.

Eso es lo que separa a la gente que dura meses sin empleo, de la gente que dura la misma cantidad, pero lo hace bien.

En otras palabras, el que no sabe encontrar empleo y el que sabe cómo encontrarlo, sabiendo que puede tardar los putos 8 meses o lo que diga cualquier otra estadística.

Parece una diferencia sutil, pero no lo es.

Si lo fuera, la película de Will Smith no habría tenido el éxito y la trascendencia que tuvo.

Y mucho menos, los resultados.

Es lo que la gente no ve.

Se queda en la forma/cantidad y no llega al fondo/calidad.

Alguien que publica en Linkedin una historia (real o inventada) en la que apela a la lástima para conseguir cualquier empleo, obtiene cifras abrumadoras.

Cientos o miles de likes y comentarios...

Mientras que una persona que muestra lo que sabe hacer, se vende de forma positiva como un beneficio para quien la contrate, recibe unos cuantos likes y un par de comentarios.

Para alguien que no es listo, la primera es la gran ganadora.

Pero para alguien que ve más allá de la cantidad, el segundo es quien ganó.

Se trata de resultados.


La gran cantidad de interacciones que genera el primero, es basura.

Los comentarios no les aportan nada útil y quienes les ofrecen empleo, lo hacen para ponerlos como vendedores de multiniveles y cosas por el estilo que solo logrará dejarlos peor de lo que ya están.

Las pocas interacciones de la segunda persona son de calidad.

Obvio, son de personas que están viendo un perfil de alguien que puede ser útil en una empresa, no de alguien al que se le cayeron los sánduches en la calle y toca tirarle una moneda para sentirse mejor.

Después de las 3 publicaciones en Linkedin, ya sabía que iba a escribir este artículo, analizando no la forma, sino el fondo.

Y logré encontrarlo.

La cuarta publicación tenía la primera pista, y fue esta.

6.795 visualizaciones, 30 likes y 32 comentarios.

Fue la publicación más equilibrada de todas, explicando el comportamiento de cada uno.

Y, nuevamente, ganó la mayoría: la justificación de las excusas en los comentarios.

Esta primera parte del artículo, que se basa solo en el experimento, decidí cerrarla con broche de oro.

Hice una quinta publicación, que fue esta.

Y la hice con un solo fin.

Comprobar si mi teoría era cierta...


Y lo es.

Solo recibió 3.575 views, 7 likes y 9 comentarios.

¿Saben por qué?

Porque en lugar de dar la oportunidad de buscar una excusa para justificar el desempleo o la falta de oportunidades, pedía de forma explícita recomendaciones útiles para quienes estuvieran en esa situación.

Y, oh sorpresa, no hubo un solo comentario basura (cantidad).

Hubo comentarios de calidad, deberían leerlos.

Esas personas que comentaron, son personas listas, personas que no representan cantidad, sino calidad.

Estoy segurísimo de que ninguno de los que está buscando empleo y justifica esa situación por causas externas, va a encontrar valor en los comentarios de esas personas.

Y mucho menos, en este artículo.

¿Por qué?

Porque es como parar en la calle al señor de los masmelos y decirle que debería dedicarse a trabajar como actor porque le iría muy bien.

Es como decirle al señor que madruga todos los días a hacerse el enfermo, que madrugue a llevar hojas de vida.

Y ellos no quieren que los pellizquen.

No quiero cerrar esta primera parte sin mostrar lo feliz que me hace ver las respuestas que salieron en mi grupo de vacantes para community managers al hacerles la misma pregunta.


¡Mari Cortés la sacó del estadio!


Sin tener ni idea que yo iba a escribir este post, redactó un top 10 de consejos para que los incluyera y le prometí que la mencionaría.

Así que la segunda parte del artículo es, nada más y nada menos que, el top 10 de Mari:

1. Revisar la hoja de vida, cambiar el contenido y que se la revisen varias personas. Puede haber algo mal, algo que aleje y, además, la idea es llamar la atención con alguna frase clave. 

2. Ponerse una meta diaria de hojas de vida enviadas, ej: 7. 

3. Hacer una lista de lugares para postularse: no solo computrabajo, sino elempleo, paginas especificas como redactorespublicitarios.com y buscar grupos en Facebook, no solo genéricos (Busco Empleo Bogotá) sino específicos (Trabajos para comunicadores sociales).

4. Considere enviar hojas de vida a otras ciudades, y si lo llaman, decir que esperaría apoyo económico para la mudanza. Las oportunidades pueden estar en otro lado.

5. Activar las redes de contacto entre conocidos: diga que está en la busqueda, pero también diga qué busca o qué sabe hacer. 

6. Quítese el miedo a aprender algo nuevo y revise qué están buscando las empresas en su campo: haga tutoriales en YouTube o cursos en el Sena o en Platzi, etc. 

8. Sálgase del cuadro de que usted tiene que ser "muy bueno" en algo. Si tiene bases, postúlese y diga que quiere desarrollarlas. Sin miedos pendejos. Postúlese a cargos, así no sean 100% lo suyo. 

9. Por el amor del cielo, active LinkedIn y todas esas. Ayúdese. 

10. Busque el departamento de recursos humanos de las empresas donde usted querría trabajar y llame a presentarse. USTED NO SABE NADA, JUAN NIEVES.

Esta la versión colombiana del meme de Game of Thrones cuando alguien no sabe un culo sobre algo

Por cierto, para los detallistas, el top no tiene el número 7.

Aquí va la tercera y última parte de este decálogo...

Esta parte del artículo se llama: credibilidad.


Como se dieron cuenta al comienzo del artículo, la gente es más receptiva con las historias.

Comenta más, interactúa más, crítica más y, por supuesto, jode más.

Empecemos con una frase que dice Deadpool en la mitad de su segunda película.

"En toda película, hay un momento en que el héroe toca fondo".

Si les gusta Batman, en la trilogía de Nolan hay una parte en la que el papá de Batman habla de lo mismo.

Es cuando le dice: ¿Por qué caemos, Bruce?

Y, estando ya adulto, Alfred le hace la misma pregunta.

La respuesta es simple: ¡Para levantarnos!

En la película 'En busca de la felicidad' ese momento ocurre justo cuando Chris Gardner (Will Smith) tiene que dormir con su hijo en el baño de la estación del metro.

Tocar fondo es lo que hacemos cuando estamos desesperados y no hay forma de que la vaina se ponga peor.

Es, precisamente, el peor momento de algo.

Digamos que es justo cuando ya no puede empeorar más.

Por algo se llama fondo, es el tope.

Lo más profundo en lo que se puede caer.


El punto más bajo al que se puede llegar cuando hay una crisis.

Y por esa razón, no hay otra opción más que empezar a subir, ascender, no quedarse ahí.

Es cuando los masmelos realmente se caen al piso, sin que sea una actuación.

La diferencia está en quedarse ahí o levantarse.

Y en las películas, el héroe siempre se levanta, es lo que hace que haya emoción.

Prácticamente, en todos los posts que hice durante el experimento de Linekdin, las personas me decían de todo, con rabia.

Pero lo que más recuerdo es echarme en cara la "suerte" o el no tener 50 años (aún) y cosas por el estilo.

En otras palabras, esta manada de tarados cree que yo me burlé de la gente sin empleo y qué, prácticamente, he tenido empleo toda la vida y vivo con mi mamá.

Y no.

Por un lado, no me estaba burlando, me tiene sin cuidado que la gente tenga o no empleo, es problema de cada uno.

Cada uno debe resolverlo.


Lo que hice fue una crítica a la mentalidad que tienen los que justifican el hecho de estar sin empleo.

Echándole la culpa a todo lo que hay a su alrededor, cuando la culpa es de ellos mismos por su actitud.

Y, por otro lado, yo he estado muchas veces en esa situación.

No solo una, varias.

Y con circunstancias más tenaces que las de Linekdin.

Pero con una gigantesca diferencia...

No tuve que publicarlas o usarlas como excusa cuando ocurrieron.

Y esta es la parte más importante de todo este artículo, reservada para los que se tomaron la tarea de llegar hasta aquí.

Les contaré algunas de las cagadas que he tenido que pasar (hoy son pasado) y cómo me ayudaron a levantarme y poder estar escribiendo esto hoy, sabiendo que les ayudará a muchas personas.

Yo soy comunicador social.

Aplacé el noveno semestre en la universidad porque tenía claro que ni por el putas iba a hacer mi práctica profesional en una empresa que nadie conociera.

¿La razón?

Tenía claro que al momento de salir de la universidad, lo único que verían en mi hoja de vida sería el sitio donde hice mi práctica y las empresas en las que hice proyectos de la universidad.

Eso me quedó claro en séptimo semestre.

Durante ese semestre hice un proyecto de comunicación interna para EPM Bogotá con una amiga.

Lograr conseguir que nos aceptaran fue una tarea que tomó tiempo.


Coger el directorio de páginas blancas en mano y llamar una por una a docenas de empresas importantes para ver cuál decía que sí.

Varios compañeros consiguieron sitios insignificantes, yo no quería eso.

Conseguir trabajo es algo similar, si uno quiere algo bueno (calidad), tendrá que esforzarse mucho más que el resto.

Ya en noveno, terminé haciendo mi práctica profesional en LEGIS, ahí trabajé un año.

Estaba tranquilo porque sabía que tener esa empresa en mi hoja de vida, más el proyecto de EPM y otro de comunicación externa sobre Alpina, era mejor que lo que habían logrado varios de mis compañeros.

En todo caso, una hoja de vida no asegura un carajo.


Precisamente, porque es solo una de las piezas.

Y porque mientras uno busca trabajo, ocurren muchas cosas, que no tienen nada que ver, pero que lo joden todo.

Mientras Will Smith (en la película) trataba de conseguir trabajo y vender esas máquinas de mierda que nadie le compraba, la esposa no hacía sino joder y además tenía un niño.

Sin contar que debía hasta el apellido.

Los últimos 3-4 meses de mi práctica fueron un infierno en mi casa...

A mí mamá le detectaron cáncer y estuvo hospitalizada varias veces.

Entre mi hermana y yo nos turnábamos para cuidarla.

Mi hermana (que es una rata) no hacía más que pelear conmigo todo el tiempo.

Pero igual, yo tenía que seguir yendo al trabajo (la práctica).

En diciembre, terminé la práctica y mi mamá estaba muy mal.

Los médicos prácticamente nos dijeron que era bueno que toda la familia se fuera despidiendo.

Yo tuve que aguantarme a todos mis tíos (son como 9 hermanos) jodiéndome la vida y también a mi hermana.

Todo eso, al mismo tiempo que empezaba a buscar trabajo.


En enero mi mamá se mejoró y yo tenía que partir mi tiempo entre estar en la casa cuidándola y buscar qué carajos hacía con mi vida como recién egresado.

Y sí, no me llamaban ni para echarme la madre.

No pasaba nada.

Y sí, duré unos 8 meses buscando...

Las relaciones importan (y mucho)

Hasta que un día un primo me presentó a Pedro Medina (el man que trajo McDonald's a Colombia).

Él fue mi mentor en la búsqueda de empleo, fue quien me abrió los ojos frente a este tema.

Tuvimos un par de reuniones en las que iba viendo mi progreso.

Lo primero que hizo fue entregarme un documento, fue en el año 2008-2009, si no me equivoco.

El documento lo he compartido varias veces y la gente lo pasa por alto.

De hecho, hace 3 años lo subí a mi grupo de vacantes y la gente ni se ha dado cuenta.

Aquí lo pueden descargar.

Esa es su primera tarea.

Descárguenlo, imprímanlo y léanlo muchas veces.


Esa es otra de las piezas del rompecabezas.

Cuando entendí todos los errores que estaba cometiendo al buscar empleo y al responder las preguntas y pruebas en las entrevistas, el tema se convirtió como en una obsesión para mí.

Fue como descubrir algo tan simple y poderoso que le iba a servir a cualquier persona para pellizcarse y ver la búsqueda de empleo de otra forma.

En el 2009, cuando Facebook estaba en furor, decidí abrir un grupo que se llamaba Sinergia Laboral.

Ahí empecé a ayudar a comunicadores sociales a entender lo que yo acababa de aprender.

Abrí Twitter, YouTube y un sitio Web.

Todo enfocado en ayudar a la gente que estaba pasando por lo que yo pasé.

Mientras eso iba pasando, renuncié al trabajo que tenía en INVÍAS porque me aburría mucho.

Había aprendido tanto, que logré un récord que he hecho 2 veces cuando he renunciado: conseguir trabajo justo un día antes de irme.

No me pregunten cómo, pero es verdad.

En INVÍAS inventé que me había salido un trabajo y por eso iba a renunciar a fin de mes.

No era capaz de decir que estaba aburrido.

Todo ese mes duré buscando, aplicando todo lo que había aprendido con mi mentor.

Y, aunque parezca mentira, me salió trabajo un día antes de terminar.

El trabajo fue en el diario La República.

La peor experiencia laboral que he tenido en mi vida.


Ni siquiera la tengo en la hoja de vida.

En Linkedin sí la incluí.

Renuncié a los 29 días, era un infierno ese lugar.

Otra pieza fundamental del rompecabezas consiste en conocerse muy bien uno mismo.

Fue uno de los ejercicios que me puso mi mentor.

Pasar toda una tarde haciendo lo que en la universidad me habían enseñado como DOFA.

Él me decía que le llamara FODA.

Porque primero deberían ir las fortalezas y las oportunidades, antes que las debilidades y las amenazas.

¿Por qué?

"Porque luego de darse palo a uno mismo y ver todo lo negativo que lo rodea, el espíritu queda cansado para poder sacar algo positivo".

Desde ahí, siempre le he dicho FODA.

Y sí, esa es su segunda tarea.

Deben hacer un puto FODA de ustedes mismos.

¿Cómo se hace?

Es simple.

Hacen una lista de 4 cosas: fortalezas, oportunidades, debilidades y amenazas.


¿Cómo carajos saber qué es cada una?

Es fácil.

Las fortalezas y las debilidades son internas, son suyas, dependen de usted mismo.

Las oportunidades y las amenazas son externas, no le pertenecen, no dependen de usted.

Por esa razón es completamente estúpido buscar culpables externos cuando usted está sin trabajo, pues encuentra refugio en algo que no depende de usted.

Y eso le genera el pajazo mental de no tener la culpa y ser una "víctima".

Pongamos de ejemplo a Gokú.

Fortalezas: es disciplinado, es fuerte, no se rinde fácilmente, siempre quiere ser más fuerte...

Oportunidades: conocer tipos más fuertes que sirvan para aumentar su nivel, ser entrenado por maestros que le enseñen nuevas técnicas, participar en torneos de poder...

Debilidades: es muy ingenuo, es confiado, no mide los límites de su propia fuerza, corre riesgos innecesarios, su energía se agota rápidamente...

Amenazas: enfrentar a alguien más fuerte que pueda matarlo, que su equipo pierda el torneo de poder y eso signifique la destrucción de su universo, que un dios supremo decida acabar con la Tierra...

Cuando lo haga, la idea es que la lista esté enfocada al tema laboral (la búsqueda de empleo) y también con usted, su vida y su entorno.

Cuanto más amplio el listado, mejor.

Busque en Google cómo hacer una matriz DOFA.


Ahí verá cómo debe diagramarse y cómo se cruzan después los 4 aspectos para armar una estrategia.

Esa es su estrategia principal para encontrar empleo.

La siguiente pieza del rompecabezas consiste en ponerse metas y es con la que uno queda como WTF o_o

Yo la hice en ese momento a 5 años y las cumplí todas.

Son metas altas.

Algo así como Gokú poniéndose la meta de ser más fuerte que en su versión de supersayajin 4 y cumplirla siendo supersayajin dios.

Ahí se tocan todos los aspectos de su vida.

- Laboral.
- Físico.
- Espiritual (lo que sea que eso signifique).
- Familiar.
- Social.
- Sentimental.
- Salud.

La meta de cada aspecto debe ser a 5 años.


Si hoy es recién egresado, en 5 años la meta es ser director.

En mi hoja puse en ese momento algo que parecía absurdo.

Puse que quería ser director de comunicaciones de una empresa importante.

5 años después, en el 2012-2013, fui el director de social media de Coca-Cola.

La hoja deben hacerla a mano y firmarla.

Es su compromiso, es algo para ustedes mismos.

Si han hecho alguna vez un mapa mental, es casi lo mismo.

Si no, busquen en Google cómo hacer un mapa mental.

En resumen, ponen su nombre o un muñequito que los represente en el centro de la hoja y empiezan a sacar líneas hacia distintas partes, una para la meta laboral, otra para la familiar y así con cada una.

Solo háganlo, no pregunten para qué sirve.

Es como cuando Miyagi pone a Karate Kid a limpiar.

Después le hallarán sentido...

Tener un mentor o alguien que lo guíe es primordial

Una vez salí de los problemas con mi hermana y mi mamá estuvo mejor de salud, decidí irme a vivir con mi novia.

Nos fuimos a vivir juntos y pensé que ahí los problemas se habían terminado.

No sabes nada, Ricardo Nieves...

Después del rollo en La República, ya tenía una confianza muy hijueputa para buscar empleo.

Conseguí rápido un proyecto de comunicación interna en Javesalud, una IPS de la Javeriana.

Meses después, la vaina se terminó y quedé una vez más sin trabajo.


Ahí ya no estaba viviendo con mi mamá.

Mi novia tuvo que pagar varias cuentas y yo seguía buscando.

Iba a entrevistas, me iba bien, pero contrataban a otro.

Llegué a entrevistas finales en Indumil, en Quala y empresas de esa talla.

Ahí entendí otra pieza del rompecabezas, una que les gana a todas...

La palanca.

Aunque luego entendí que más que "palanca", se llama "relaciones".

Recuerdo mucho los casos de Quala e Indumil porque en ambos quien nos ganó a todos, fue porque iba recomendado.

Ya sé, ya sé, muchas veces, la persona que va recomendada es la más mala de todas, de ahí sale la visión negativa de la "palanca".

Con el tiempo, uno aprende que eso no es, precisamente, así.

Que las relaciones importan porque funcionan para lograr cosas que de otra forma no se podrían.

Justo hace unas horas, me escribió una persona buscando un perfil, pagan bien (3 millones).

Me preguntó si tenía a alguien para recomendarle, le dije que no.

Al rato, recordé que por la mañana me había escrito otra persona que estaba buscando y me había pasado su hoja de vida para que le diera mi opinión, me pareció muy buena.

Fue a la única que recomendé y espero que la contraten.


Sin mi primo, yo jamás habría conocido a Pedro Medina.

El caso es que duré varios meses en un punto que me daba rabia, pues llegaba hasta el final de los procesos, perdía casi un mes completo y contrataban al recomendado.

Era desesperante, pero me sirvió para aprender que esa pieza llamada "relaciones" tenía un peso muy, pero muy hijueputa.

Y, hablando de relaciones, mi novia me terminó, justo cuando logré conseguir el siguiente trabajo después de haber trabajado un tiempo como community manager.

Ahí sí fue por el estilo de la película de Will Smith.

Creo que llevaba mi primera semana en Compass Porter Novelli (sitio al que entré gracias a una recomendación) y recibí una llamada de ella a la hora del almuerzo.

Acababa de pasar Semana Santa y ella regresaba de visitar a su familia (*cof* y al exnovio *cof*) en Manizales.

Me dijo que se sentía mal, que quería hablar conmigo.

Yo feliz en mi primera semana de trabajo nuevo y esta hija de su señora madre me sale con estas...

En ese momento, pensé que era que le había dado duro estar toda la semana con su familia y luego tener que regresar a Bogotá.

Duré toda la tarde con esa angustia en el estómago, como cuando uno sabe que se le viene un mierdero ni el hijueputa encima.

Pero ni modos, no iba a comentar en mi primera semana de trabajo que mi novia me había llamado a medio día prácticamente a terminarme.

Tocó disimular...

Tenía clarísimo que mostrar lástima, generar pesar y todas esas mierdas, lo único que hacen es dañar las cosas.


En la noche llegué y, efectivamente, terminamos.

Llamé a mi mamá, le conté y le dije que si podía volver a vivir con ella.

Y, ¿adivinen qué?

No. No podía, pues el que era mi cuarto 3 años atrás, ahora lo ocupaba mi sobrina.

Es decir: Ricardo, por primera vez en toda tu puta vida, te tocó irte a vivir solo.

Y lo mejor, tener que ir al trabajo con cara de ponqué.

Ni por el putas iba a ponerme a contar lo que estaba pasando.

Básicamente, iba al trabajo con la cabeza partida en dos.

Una parte, pensado que ni por el verraco podía perder ese trabajo, ahora no tenía ni mamá, ni novia que me apoyaran.

Otra parte, pensando qué carajos hacer, para dónde irme a vivir.

Con mi novia habíamos vivido ya en 3 sitios distintos durante esos 3 años, entonces ya le tenía el tiro a buscar.

Duré una semana buscando, como si se tratara de las búsquedas de empleo que hacía.

Como no tenía minutos, ella me prestaba el celular.

Y, ¿adivinen qué encontré?


Sí, eso.

Mensajes del exnovio y de la mejor amiga en los que hace rato tenía planeado terminar conmigo.

No sé ni cómo describir la sensación que tuve mientras leía los mensajes...

Fue algo así como cuando Yerry Mina metió el gol de cabeza en el último minuto a Inglaterra, pero al revés.

Y, pues nada, seguir yendo al trabajo como si no hubiera pasado ni mierda.

Con cara de póker.

La preocupación de tener que encontrar dónde vivir y no perder el trabajo, no me dejó cabeza para la tusa, ni nada por el estilo.

Finalmente, logré mudarme.

Mi primera experiencia viviendo solo.

Se imaginarán cómo fue la primera noche...

Por cierto, a las dos semanas, me caí por unas escaleras y me abrí la cabeza.

¿A quién le contaba? ¿A mi mamá para que se pegara la preocupada del mundo o a mi exnovia para que reaccionara quién sabe de qué forma?

Elegí la opción B.

🤦‍♂️

El principio de cualquier situación nueva siempre es duro, pero no dura para siempre

La llamé con la cara bañada en sangre, pues me tuvieron que poner 7 puntos y estaba cagado del susto, pues al llegar a mi casa, vuelto mierda, me daba miedo dormirme y quedar ahí.

Eso fue la noche de un viernes y ese fin de semana era puente.

Mi novia, estaba en Manizales, no podía ayudarme.

Le avisó a mi mamá y mi mamá fue a visitarme, no me imagino qué se le pasaba por la cabeza.

Todo lo que acabo de contar, básicamente, se resume a que toqué fondo.

Ya no me podía ir peor.

Y así fue, me empezó a ir bien.

Desde ese día, hasta hoy, aprendí un montón y logré armar el rompecabezas.


Trabajé en varias agencias y pasaba de una a otra, no porque renunciara por estar aburrido, sino porque me ofrecían más plata para irme a otra.

Un par de veces estuve sin empleo, especialmente cuando Coca-Cola cambió de agencia y en la que yo estaba quebró.

Igual, conseguí rápido, gracias a que ya tenía claro lo más importante: las relaciones.

En 3 años, cuadrupliqué el sueldo que había tenido en mi primer trabajo.

Convertí una debilidad en una fortaleza.

A finales del 2015, cuando todo iba bien y estaba trabajando con el Ministerio TIC, mi mamá se puso mal (otra vez).

Eso fue 7 años después de la vez que estuvo hospitalizada y los médicos nos dijeron que nos despidiéramos y todo ese rollo.

Fue bastante pesado.

Prácticamente, fue repetir la escena que viví al terminar la práctica en LEGIS.

Mi mamá duró todo diciembre hospitalizada.

En ese momento, estaba finalizando mi contrato con el ministerio y ese es justo el momento del año en el que uno tiene que estar mejor, pues ahí empiezan los estudios previos para ver a quién contratan el siguiente año.

No podía mostrarme como alguien que tal vez en enero iba a estar ocupado con todo el rollo de su mamá.

Eso habría sido la excusa perfecta para deshacerse de mí.


Me decían que tranquilo, que no era necesario que fuera, ni a reuniones, ni nada por el estilo.

Preferí ir a todas.

Por suerte, pasaron a mi mamá a una clínica de especialistas que queda cerca al ministerio.

Una vez más, se me partía en dos la cabeza, mitad trabajo, mitad correr para la clínica y estar otra vez en el mierdero con mi hermana y mis tíos.

Mi mamá estuvo en coma los últimos 15 días, y murió el 30 de diciembre.

El entierro fue el 31 de diciembre del 2015.

Bonita forma de terminar el año y empezar el 2016.

No dije nada en el ministerio.

Más o menos en febrero o marzo, cuando ya nos volvimos a ver las caras y salieron los contratos, me preguntaron cómo seguía mi mamá.

Falleció, les dije.

Prácticamente, nadie sabía.

Fue algo que no les conté a mis amigos, ni a nadie.


Tampoco hice el típico show que hace la gente en sus redes sociales.

Incluso, hoy hay gente que me pregunta por ella, amigos que no saben.

Y esa, justo esa, es la pieza que muchos no entienden a la hora de buscar empleo.

¡A nadie le importan sus problemas!

El truco es vender beneficios, no lástima.

La número 7 (mi número favorito) del listado que faltaba arriba, la pondré yo: resiliencia.

Si usted está en la inmunda y cree que eso es el mejor motivo para conseguir trabajo, déjeme decirle que no tiene ni puta idea de lo que está haciendo.

Estar mal es algo que impulsa a la gente a salir de ahí.

Es ese fondo que ya no tiene cómo más bajar y depende 100% de su actitud y sus acciones salir de ahí.

En los posts que publiqué en Linkedin muchas personas me decían que yo no tenía ni idea cuál era la situación de las personas y por lo que estaban pasando.

Me reclamaban, pensando que yo estoy feliz y cagado de la risa porque no he tenido que pasar por nada como lo que esas personas han pasado.

Es ahí cuando uno les dice, usted no sabe nada, Juan Nieves.


Por cierto, hubo un par que escribió que cuando llegara a los 50 iba a darme cuenta de lo que se sentía ser invisible laboralmente.

Yo les diré algo de la famosa escena en la que Will Smith le dice a su hijo que jamás permita que otros le digan que no podrá lograr lo que quiere:

"Las personas que no llegan muy lejos, te dirán que tú seras como ellos".

-

No siendo más, si les gustó el post, mis asesorías personalizadas para community managers, les van a encantar.

Y si buscan un community manager freelance con experiencia, aquí están mis tarifas. Ya no busco empleo, ahora atraigo clientes.

Si conoce a alguien que esté desesperado porque no consigue empleo, dígale que se lea este post completo, se lo va a agradecer y yo también.