Digital Marketing & Social Media Strategist Freelance - Redes Sociales Colombia

community-manager-riclargo

martes, 30 de octubre de 2018

Grupos de Facebook, ¿por qué la mayoría fracasan?

Los grupos de Facebook son una herramienta muy poderosa para crear comunidades interesadas en un tema particular.



La gente confunde los grupos con las páginas.

Son dos vainas completamente diferentes.

La administración de ambos es bien distinta.

Mientras que en las páginas de marcas comerciales uno debe soportar trolls y atenderlos de buena manera (así quiera atravesarlos con una jabalina).

En un grupo uno puede echarle la madre al que sea y sacarlo a patadas.

La relación es de tú a tú.

No es una relación de marca-consumidor, es una relación peer-to-peer.


Es decir, de igual a igual.

Con una "pequeña" diferencia: uno es el administrador.

El puto dueño del aviso.

Prácticamente, el pipí del Niño Dios.

Y, como anfitrión de la fiesta, es quién decide quién entra y quién se va.

Hagan de cuenta que una página es como una oficina.

Y un grupo es como un bar o un club.

¿Empiezan a entender?

Claro, hay marcas comerciales que ahora tienen grupos.

Pero no se parecen ni poquito a los grupos administrados por personas.

Es decir, un grupo creado por una persona de a pie, es un verdadero grupo.

Los grupos de marcas comerciales terminan siendo una extensión de la página.

Se usan para abordar ciertos temas.

Por poner un ejemplo: Netflix.

Se pueden crear grupos para que la gente hable sobre alguna serie en particular.

Sirven para eso, reunir fans de alguna serie.

Pero al final, la administración será prácticamente la misma que se hace en una página.

Así que vamos a ignorar ese tipo de grupos.

Porque valen verga.

Vamos a hablar de los grupos creados por gente común y corriente.


Como usted y como yo.

Íbamos en que un grupo es algo así como un bar o un club.

Es la sala de su casa.

Usted pone las reglas.

Pueden ser tan absurdas como usted lo desee.

Quien decida entrar a formar parte de un grupo de Facebook, acepta las reglas.

Y si las incumple, pues hay que sacarlo.

Tal cual como cuando uno arma problema en un bar o se agarra con el administrador.

Es igualito.

El primer error que se comete al crear un grupo es crearlo sin un objetivo.

A mí me ha tocado ver decenas de grupos clones de los míos.

Especialmente, del grupo de vacantes para community managers.

Hay gente que es bastante estúpida.

En lugar de crear un grupo con un enfoque distinto, crea uno exactamente igual.

Creyendo que va a lograr en una semana lo que uno lleva haciendo durante 4 años.

Esa es la primera cagada: querer crear grupos en Facebook que ya existen.


No está ofreciendo nada nuevo.

Si va a crear un grupo sobre un tema que ya existe o que está muy trillado, debe ser lo suficientemente diferente para tener posibilidades de destacar.

Si usted busca 'Pokémon Go' en Facebook y le salen 14 grupos con el mismo nombre y hay uno con 100.000 miembros y los demás tienen 700 personas, ¿para qué putas se va a unir a los otros 13?

Ahí es clave tener en cuenta si ya hay un grupo que les da por el culo a los demás.

Crear la competencia de ese, desde ceros, es un fracaso asegurado.

Pero si usted crea uno llamado 'Pokémon Go, trucos y hacks', la cosa cambia.

Eso sí, depende de usted que el grupo realmente se enfoque en eso.

Darle un giro al tema funciona.

grupo-facebook-colombia-crear
Grupos de Facebook en Colombia

Más allá de crear mil grupos de communtiy managers, pensando que le va a servir para algo, el verdadero objetivo está en crear uno sobre algo que le guste.

Si le gustan los perros, los videojuegos, los Thundercats, Dragon Ball, la comida vegetariana, los carros, la música, los viajes, los libros, los tenis o cualquier mierda, le va a ir bien.

Es imposible crear una comunidad fuerte si realmente a usted no le apasiona el tema.

Crear un grupo de Facebook por crearlo es perder el tiempo.


No le va a dedicar ni cinco de tiempo y no va a aportar nada útil.

Además, si no es un tema que usted domine, va a ser muy jodido que la gente se una.

Pues los primero miembros son sus contactos.

Ahí es donde empieza todo.

Si usted no se relaciona con personas que tengan cierto gusto por las bicicletas, va a ser muy jodido que llegue gente de la nada.

Es muy fácil llenar un grupo cuando sus amigos, conocidos y seguidores también comparten esa afición.

Si usted es referente del tema, será pan comido.

Y si no, pues le toca empezar a crear contenido para ganarse el respeto de la comunidad.

Si quiere que la gente voltee a ver lo que usted está haciendo, debe lograr atraer su atención.

Debe convertirse en el líder del tema, el que crea contenido y manda en el lugar.

Eso se logra trabajando su marca personal (lo que otros perciben de usted).

A mí me ha funcionado muy bien el ser drástico con las reglas y hacer respetarlas.

Administrar un grupo con carácter genera algo muy importante: conexión emocional.

O lo quieren o lo odian.

Si usted permite que cada uno haga lo que se le dé la gana, ya perdió.

El grupo se saldrá de control.

Hay gente que es feliz entrando a cada grupo que puede a poner spam.

Si su grupo de Facebook se llena de basura que no tienen nada que ver con el tema, la gente se va a aburrir.


Y esa es su tarea, de usted depende que la gente encuentre valor al unirse a esa comunidad.

Si el grupo vale la pena, la gente llegará sola.

Así funciona.

Como mencioné arriba, uno suele relacionarse con gente que comparte algún gusto con uno.

Si usted logra reunir 100 personas que comparten un tema en común, es muy probable que cada una conozca por lo menos a 5 más.

Ahí ya son 500; esas 500 se convierten en 2.500 y así...

Si logra llamar la atención lo suficiente, aparecerá en publicaciones de blogs, en noticias de algún medio de comunicación y todo eso irá sumando.

Se debe tener paciencia.

Es muy estúpido pensar que uno va a lograr de un día para otro lo mismo que logró alguien que lleva años.

Esas cosas no pasan.

Y esa es la razón principal por la que fracasan los grupos en Facebook.


La gente se aburre al ver que no pasa un carajo.

Eso tiene un nombre: mala administración.

Si su grupo no tiene personalidad, no es atractivo para la gente, es uno más del montón y cosas por el estilo, ¿por qué putas va a tener éxito?

La clave está en su círculo social, ya sea de carne y hueso o digital.

Si usted es alguien fitness, seguramente conoce a una buena cantidad de gente en el gimnasio al que va todos los putos días a tomarse fotos.

Y también debe tener contactos que no conoce en persona, pero lo siguen en Instagram por subir esas fotos.

Eso es suficiente para crear un grupo sobre el tema.

Ya tiene lo más importante: audiencia.

Puede agregarlos a todos directamente, sin pedirles permiso.

Esa es otra ventaja de los grupos, usted agrega a la gente de manera inmediata.

A lo maldita sea.

Pero si usted es el único fitness de su grupo, a todos sus contactos les va a valer 3 hectáreas de verga unirse.

La recomendación es que busque un tema que realmente le guste, que disfrute y que todos los días esté pendiente de él.


Un grupo sin constancia, es un grupo destinado al fracaso.

Entre los grupos que han clonado a los míos, conozco varios que son administrados por varias personas.

Y, aunque parezca increíble, los abandonan.

Eso es aún más perdedor.

Ser varias personas y fracasar administrando un grupo de Facebook.

Yo administro 6 grupos.

Sin ayuda de nadie y me va del putas.

La clave: dedicarles tiempo todos los días.

¿Está dispuesto a eso?

Ahí le dejo la inquietud.

-
Si necesita fortalecer su presencia y reputación en redes sociales, pídame una asesoría personalizada sobre marca personal.

Usted decide si sigue valiendo verga o por fin se convierte en alguien relevante en su campo.